Carta Abierta a la Ing. Carolina Jaimes Branger

 

 

 

Carolina Jaimes 7.jpg

 

 

Estimada y muy respetada Ing. Jaimes Branger

 

Hace unos días me asombró ver una noticia en la cual se aseguraba que Ud. estaba aspirando al cargo de rectora del Concejo Nacional Electoral, una institución - asquerosamente - integrada al régimen de los Hnos. Castro en Venezuela.  Por supuesto que no lo pude creer en un principio.  No fue hasta que me topé con el TL que abajo publico, que me di cuenta de que la noticia era cierta:

 

 

Carolina Jaimes 9.jpg

 

 

Por supuesto, debió haber recibido muchas preguntas de sus seguidores, amigos y allegados.  Yo no me encuentro en ninguno de los tres grupos aquí mencionado.  Solamente la vi una vez en mi vida, en su casa de Maracay... donde me entrevistó para su programa radial, si mal no recuerdo.

 

Sin embargo, en la noche de ayer - 8 de mayo de 20414 - conversando con mis amigos en Twitter, se me ocurrió darles mi opinión con respecto a sus aspiraciones de convertirse en rectora del CNE.  Esto fue, exactamente, lo que dije:

 

Carolina Jaimes 10.jpg

 

 

 

 

Como podrá ver, Ing. Jaimes, no le copié a Ud.  No le copié a nadie.  Simplemente expresé, libremente, mis ideas, basándome en la PRIMERA ENMIENDA de la constitución del país en donde vivo, del cual soy - además - ciudadano.  Esa enmienda nos da el derecho a hablar libremente, a congregarnos pacíficamente, a escoger nuestra fe religiosa y a beneficiarnos de una prensa libre.

 

Pocos minutos después de haber ejercido mi derecho a la libre expresión, desde territorio norteamericano y ante mi condición de ciudadano libre, recibí de Ud. un TL privado, en el que me advertía, no solo que me había bloqueado (lo cual es su derecho), sino que me había reportado por SPAM.

 

En el país donde resido, del cual - como ya le dije - soy ciudadano, se entiende por SPAM un correo o mensaje electrónico NO DESEADO, no SOLICITADO... de remitente DESCONOCIDO, el cual pudiera perjudicar, de alguna manera, AL RECEPTOR.

 

El TL (mensaje en Twitter), que he publicado arriba de estas líneas, no puede ser calificado de SPAM, por las siguientes razones:

 

1. Públicamente, Ud. manifestó SU DESEO de recibir la opinión con respecto a su consideración de postularse como rectora del CNE... y la petición - PÚBLICA - la hace por favor.  Es decir, que sería un favor que cualquiera - públicamente - le estaría haciendo, al opinar sobre su consideración de postularse como rectora del CNE.  Por lo tanto, mi TL, SÍ ERA DESEADO POR UD.

 

2. Basado en las mismas motivaciones descritas en el punto No. 1, mi TL sí fue SOLICITADO, ya que Ud. solicitó, públicamente, la opinión sobre sus aspiraciones o consideraciones.

 

3. Mi TL no fue firmado por un desconocido... ni siquiera bajo un seudónimo.  Lo firmé con mi nombre y apellido: Robert Alonso.  Creo ser ampliamente conocido en su país, el cual - también - es el mío.

 

4. Es inimaginable que mi opinión, en ningún caso, hubiera podido haberla perjudicado.  No había ofensas.  No la expuse al escarnio público.  Simplemente hice el comentario (emití libremente mi opinión) que consideraba INCREÍBLE su consideración de optar al cargo de rectora del CNE.

 

Todos sabemos que al recibir cierta cantidad de SPAM, los administradores de Twitter sancionan (temporal o definitivamente) con el silencio al denunciado, con razón o sin ella.  Lo que Ud. pretendió con su reporte de SPAM en mi contra, no fue otra cosa que colaborar con la censura... o posible censura a mi libertad de opinar libremente.

 

Le diré por qué considero INCREÍBLE su consideración

 

Venezuela está bajo un régimen tiránico de corte castro-estalinista.  Creo que Ud. comparte esta aseveración, al juzgar por sus TL's, sus artículos de prensa y sus comentarios públicos.  Una persona que considere que nuestro país está bajo un régimen castro-estalinista, jamás - según mi apreciación muy particular - podría aspirar a ser rector (o rectora) de una de las instituciones claves que permite, bajo fraudes y COMPONENDAS, darle visos democráticos y constitucionales a una tiranía castro-estalinista, dentro de la modalidad que se conoce como "Socialismo del Siglo XXI", que yo he querido llamar "Tiranía Constitucional".  Una tiranía APUNTALADA en fraudes y COMPONENDAS electorales, que no va a ser modificada porque Ud. sea rectora del CNE... en el caso de que llegue a ese cargo, por supuesto.

 

También consideré INCREÍBLE sus consideraciones de aspirar a la rectoría del CNE, basado en mi suposición de su buen criterio.  Una persona adulta, con "buen criterio", a quien todo el mundo califica como INCORRUPTIBLE y, sobre todo, como adversaria ideológica al régimen castro-estalinista que, desde Cuba, ocupa a Venezuela, jamás IMAGINARÍA que pudiera ser aceptada como rectora de la institución que LEGITIMA (a través de fraudes y COMPONENDAS) a dicho régimen amoral y genocida.

 

Por otro lado, Ing. Jaimes, al Ud. considerar que su participación como posible-rectora del CNE pudiera adecentar a esa PODRIDA Y ENTREGADA institución, estaría sugiriendo que nuestro problema electoral es una cuestión de FORMA... y no de FONDO.

 

Claro que podría extenderme más en este tema, pero creo que no sería necesario.

 

 

 

Carolina Jaimes 8.jpg

 

 

Para finalizar, Ing. Jaimes. estoy total y absolutamente de acuerdo con Ud., en cuanto a que nuestros estudiantes deberían de tener igual acceso a las enseñanzas de Karl Marx, como a las del Dr. Gene Sharp, padre de la resistencia cívica - no violenta - moderna.

 

Sin embargo, Ing. Jaimes, déjeme transcribir a continuación, lo que el Dr. Sharp asegura con respecto a los procesos electorales, bajo un sistema dictatorial... o tiránico, como el que Ud. y yo creemos que rige en Venezuela:

 

Bajo una dictadura las elecciones no se pueden usar como instrumento para un cambio político significativo. Algunos regímenes dictatoriales, tales como los del antiguo bloque oriental dominado por la Unión Soviética, simularon elecciones sólo con el propósito de aparentar ser democráticos. Pero estas elecciones eran simples plebiscitos rigurosamente controlados, para obtener la aprobación pública de los candidatos escogidos por los dictadores. Éstos, de cuando en cuando, debido a la presión a que están sometidos, podrían tal vez aceptar nuevas elecciones, pero éstas estarían manipuladas para colocar marionetas civiles en los puestos de gobierno. Si a los candidatos de la oposición se les hubiera permitido concurrir a las elecciones, y hubieran sido electos como ocurrió en Birmania en 1990, o en Nigeria en 1993, los resultados habrían sido simplemente ignorados y los supuestos “vencedores”

habrían estado sujetos a intimidación, arrestados o hasta ejecutados. Los dictadores no están interesados en unas elecciones que puedan apartarlos de su trono.

 

"De La Dictadura a la Democracia"

Página 6, 2nd Párrafo

 

 

 

Muy atentamente,

 

Robert Alonso

 

 

Una producción de

Robert Alonso

Robertalonso.vip@gmail.com

@robalonso