EL ACUERDO

 

¿Quién se acuerda ya del “acuerdo”?  Las violaciones al “acuerdo” son tan epopéyicas que no vale la pena – siquiera – hacer referencia al histórico documento -- con rango de papel higiénico -- que firmó “la oposición” y el régimen CASTRO-COMUNISTA de los señores Hugo Rafael Chávez Frías y Fidel Alejandro Castro Ruz.   Pero tranquilos, amigos, que esto lo solucionaremos con el referendo.  Ahí le ganaremos la pelea a Chávez en una proporción 70 a 30 y al día siguiente le pondremos las esposa al inquilino de Miraflores para poderlo enviar a que pase el resto de sus días en un frío, triste y gris calabozo en La Haya, junto a su colega Milosevic… y todos viviremos felices, cual lombrices.

 

Conversando los otros días con “El Bobo de la Yuca”, éste me comentó que por su casa todos están muy entusiasmado con el referendo porque una vez que Chávez lo pierda y lo enviemos para La Haya -- donde lo juzgarán por crimen de lesa humanidad -- Fidel Castro emulará el gesto de su pupilo y convocará un “revocatorio” en Cuba, el cual perderá 99 a 1 y también lo podremos enviar para Holanda, a pasar lo que le queda de vida – que no es mucho – comiendo queso amarillo relleno de picadillo… y yuca.

 

Menos mal que tenemos el referendo en puerta, porque sería tremendamente triste que después de tanto nadar, vengamos a morirnos en la orilla.  ¿Se imaginan el bochorno para nuestro país que venga el imbécil del Profesor Rui Rua a quedarse con todo lo que Dios – generosamente – le regaló a Venezuela?  Eso sería lo último que nos pudiera pasar como nación… que vengan estos individuos desde una islita en el medio del Mar Caribe a humillarnos, vejarnos, someternos, esclavizarnos, apresarnos, fusilarnos… y a quedarse – de paso – con nuestro petróleo, nuestro gas, nuestro oro, nuestro diamante, nuestro URANIO, nuestros bosques, nuestras playas, nuestros hoteles, nuestras viviendas, nuestras mujeres, nuestros niños, nuestros colegios… y – entre mil cosas más – nuestra dignidad nacional.  ¿Se imaginan?

 

¡Menos mal que tenemos el referendo en puerta!  Con el referendo lo único que tenemos que hacer es ponernos en cola – organizadamente -- y votar todos para revocarle el mandato al Sr. Chávez.   El referendo es una maravilla, porque lo único que tenemos que hacer es levantarnos temprano un domingo (espero que se convoque el referendo para un domingo), desayunar un chachito, ponernos en cola, votar y ya.  ¡Felices cual lombrices! … y después hay quienes dicen que Dios no existe.  ¿Qué sería de Venezuela si no existiese el referendo?  ¿Y el Centro Carter?  ¿y la O.E.A.?

 

Hoy el oficialismo de la Asamblea Nacional llevará a cabo sus asuntos en el Calvario.  Hay que ver lo ilusos que son estos “bolivarianos” del carrizo.  ¿Es que no saben que habrá referendo?  Supongo que están dando las últimas patadas de ahogados. 

 

Yo me anoto en el optimismo del “Bobo de la Yuca” y su familia.  En el supuesto y negado caso de que no haya referendo o nos hagan trampa, todavía nos queda la opción que nos está ofreciendo el Dr. Jesús Petit Da Costa, es decir: la constituyente.  Para “eso” solamente necesitamos que el Gobernador Enrique Mendoza le entregue las firmas recolectada para tal fin en “El Firmazo”… que son millones. 

 

En realidad no hay por qué preocuparse.  Si no los agarra el chingo (el referendo) los agarrará el “sin-nariz” (la constituyente de Petit).  Después de todo, el Profesor Rui Rua no se quedará con lo que es nuestro.  ¡Que suerte, mi hermano!

 

22 de junio de 2003

 

ROBERT ALONSO