¿Y ahora?

 

El gobernador Enrique Mendoza dijo hoy, hace unos minutos, que el Referendo Revocatorio sería, probablemente, el 29 de febrero de 2004.  Mostró un estudio numérico basado en encuestas en las cuales se asegura que 4.894.395 venezolanos votarían por el “” y dijo que muchos más venezolanos quieren referendo revocatorio.  Cuando el gobernador Mendoza habla, lo hace con una propiedad y un aparente conocimiento de causa que impresiona al más pintado.  Ha venido diciendo de manera contumaz y pertinaz que el referendo “está blindado”, es decir: no lo para ni Papá Dios.

 

Muchos ciudadanos creen firmemente en lo que dicen los políticos, en especial en lo que dice uno de tanto prestigio como el gobernador Enrique Mendoza.  Por otro lado, muchos políticos, en especial – pareciera ser – el gobernador Enrique Mendoza, hablan lo que ellos saben (por las encuestas) que el pueblo (el electorado) quiere oír o que le digan.   Si las encuestas dicen que el pueblo, mayoritariamente, no está de acuerdo con el aborto, entonces ellos – los políticos – le tiran al aborto… el día en que cambie el viento y esa masa boba cambie de parecer, los políticos cambiarán de parecer con ella.  Lo único peor que un político – a mi juicio – son DOS políticos.

 

Yo tengo un amigo quien no hace mucho abrió un negocio (donde invirtió hasta el gato de su familia) en el Centro Comercial Plaza Las Américas.  Cuando lo hizo le dije que era muy valiente, pero él, con una sonrisa autosuficiente en sus labios me respondió que yo estaba abrumado por mi trauma de Cuba, que Venezuela era otra cosa… llena de petróleo y oro, que los “americanos” no iban a permitir que esto se embochinchara, que “la comunidad internacional” estaba “mosca” y que en agosto (de este año) nos sacudiríamos a Chávez con el Referendo Revocatorio, porque así, entre otras cosas, lo decía la publicidad por televisión del ex gobernador Enrique Salas Römer (“En agosto vota Sí”, ¿remember?)

 

Bueeeee.  Pasó agosto (de este año) y nada.  Las ventas ya no dan ni para pagar la luz.  No hay un familiar que no le haya dado para mantener el negocio abierto.  Los dueños de la franquicia lo “cargan” loco y ayer me dijo que estaba ya a punto de cerrar la tienda y meterse un tiro.  No quiere ver un político ni a un kilómetro de él.  Me aseguró que si ve al gobernador Mendoza o a Salas Römer les cae a patadas.  Habla mal de los “americanos” y dice que “la comunidad internacional” es un club de hijos de putas.  Asegura que no habrá tal referendo… es más: está dispuesto a apostar sus medias (que es prácticamente lo único que le queda) a que no habrá UN SOLO REFERENDO REVOCATORIO para revocarle o no el mandato a un alcalde por allá tirado en un municipio satélite de Guasdualito, en el estado Guárico, frontera con Colombia.  Mi amigo aprendió con palos.

 

Pero eso no es lo peor.  Le dije que tenía que unirse al BLOQUE DEMOCRÁTICO, que allá no había un solo político.  Le hablé de nuestro esquema de DESOBEDIENCIA CIVIL GENERALIZADA Y ACTIVA, en la modalidad de “LA GUARIMBA” y bajo los conceptos de los artículos 333 y 350 y casi me manda para el mismísimo carajo.  Me pidió – ENCARECIDAMENTE – que no lo molestara, que su único interés es entregar su “guarandinga” e irse con su familia bien lejos.  Mi amigo, es evidente, tiró la toalla.

 

¿Y ahora qué hacemos?  Son muchos los que piensan como mi amigo.  Son muchos los que querrán agarrar a estos señores políticos por el cuello y pedirles una explicación.  ¿No y que el referendo estaba “blindado”?  Pero la situación se agrava.  Ya no es cuestión de llegar al 29 de febrero del año que viene, fecha en la cual según Mendoza se llevará a cabo el RR.  Ahora la pesadilla está más cerca, a unas horas de distancia.  Hoy, 1ro de octubre de 2003, puede que se termine aprobando – a la cañona – el reglamento interno y de debate de la Asamblea Nacional.  Una vez aprobado servirá para hacer cualquier cantidad de marramuncias “legales” y “constitucionales”, comenzando así lo que ahora llamamos la “DICTADURA CONSTITUCIONAL”.  ¿Qué dirán entonces los políticos?  Ayer estaban apuraditos en reuniones y visitas… pidiendo cacao o buscando a ver en cuál palo ahorcarse.  ¿Y ahora?

 

Caracas 01 de octubre de 2003

 

ROBERT ALONSO