¡VOY A LA MARCHA!

 

Mi amigo adeco me llamó para asegurarme que esta vez NO NOS HARÁN CORRER EN GAMBOTE.  La última concentración a la cual asistí fue a una cuadra de la embajada de Cuba.  Allá, un grupito no muy nutrido nos “latió” en la cueva, siendo nosotros muchos más que ellos.  Me dice “el pana” que mañana, si algunos corren, serán los malos.

 

Advierto que voy por mi cuenta, sin representación alguna.  Voy en paz y no me meteré con quien no se meta conmigo.  Pero voy con la confianza que mi amigo – el adeco – me dice la verdad.  Hace falta ver que ganemos una, para variar… de lo contrario “esa gente” pensará que tenemos complejo de “Andarín Carvajal”.

 

Claro que ellos son guapos y apoyados porque cuando llega la Guardia Nacional los cañones de sus armas les apuntan cobarde y CON TRAICIÓN a nuestras banderas de tres colores con siete estrellas en su franja interna.  Ellos no portan el tricolor nacional y muchos deshonran aquella de la estrella solitaria diseñada, por cierto, por el venezolano Narciso López y enarbolada por vez primera por este general -- que dio la vida por Cuba – en la ciudad de Cárdenas (provincia de Matanzas), el 19 de mayo de 1850. 

 

Estoy altamente emocionado y motivado.  Tal vez mañana corra la sangre heroica tras la defensa de la democracia y a sabiendas de que daremos la cara.  No habrá muertes fortuitas.  Quien muera mañana de nuestro lado, lo hará a sabiendas de lo que hacía y se convertirá en héroe nacional.  Podría ser un estupendo día que no me querré perder por nada de este mundo.  Tan motivado estoy que me han salido de mi alterado corazón los siguientes versos sencillos:

 

Siento en mi alma el llamado

de salir hoy a las calles

en las lomas y en  los valles

de este noble suelo amado

 

Lucharé bandera en mano

ya no aguanto este dolor

despídeme de mi amor

voy a morir con mi hermano

 

Si volver es mi destino

y no caigo en la batalla

que mi amor no se me vaya

brindaremos con buen vino

 

Mas si muero en el empeño

y Dios me llama a su lado

dile que dijo su amado

que buscara un nuevo dueño

 

Se siente el temor del enemigo; llaman y piden tregua.  Noto que están poniendo el parche antes de que salga el hueco.  Parece que la cosa va en serio: ¡nadie correrá! 

 

Espero, claro, poder regresar de la concentración en pleno corazón del territorio “bolivariano” con la moral bien alta y suficiente salud como para lanzar mi “alerta” de mañana.  Hoy mi musa está de descanso porque le ha dado paso a sueños de gloria.  Mañana podría ser el primer día del retorno hacia esa patria que le abrió sus brazos a mi familia, hace casi 42 años.

 

Los convoco a todos.  No en nombre de Acción Democrática: en nombre de Venezuela y de la Cuba que pronto será libre.  No creo que sería una batalla desigual.  Ellos – los traidores del CASTRO-COMUNISMO INTERNACIONAL -- tienen las armas de guerra y nosotros contamos con la inmensa mayoría… y los colores patrios.

 

Caracas, viernes 23 de mayo de 2003 (en la víspera)

 

ROBERT ALONSO