¿Tin, marín?

 

Aquí, es evidente, hay dos posiciones radicales (POR ESTAR EN LOS EXTREMOS) que choca la una con la otra.  Ambas posiciones vienen de la “oposición”.  El problema es serio, porque el futuro de Venezuela - generaciones por venir - pudiera ser afectado por una de estas dos posiciones.  Hay, también, dos interrogantes importantísimas:

 

1.     ¿Está el régimen de Hugo Chávez subordinado a Fidel Castro y al CASTRO-COMUNISMO INTERNACIONAL?

 

2.     ¿Se contará Hugo Chávez en un referendo revocatorio tal y como lo contempla la constitución bolivariana?

 

POSICIÓN No. 1 – Es sostenida, quizás, por la mayoría del país; sostenida, también, por las organizaciones políticas y ONG’s agrupadas en lo que se conoce como “COORDINADORA DEMOCRÁTICA”.  Hay algunas variables dentro de la “Posición No. 1”, sin embargo, en lo sustantivo hay consenso en cuanto a que el pueblo venezolano está en la capacidad de presionar al  Presidente Chávez para que éste se cuente en el referendo revocatorio (RR).  Si bien la mayoría de los partidarios de esta posición acepta que este régimen está subordinado a Fidel Castro y al CASTRO-COMUNISMO INTERNACIONAL, alega que son otros tiempos, estamos en un mundo globalizado y la “comunidad internacional” no permitirá que Chávez nos “baipasee” el RR para “inconstitucionalizarse” e instalar en Venezuela un régimen similar al de Cuba.  Esta posición contempla el “ReAfirmazo” (volver a recoger firmas para solicitar el RR ante el CNE) para reponer las firmas de más de 3 millones de aquellas invalidadas por el CNE bajo la excusa de extemporaneidad por haber sido recogidas ANTES de que se venciera la mitad del período presidencial del Sr. Chávez.  Esta posición no propone un “PLAN B” en caso de que esté errada, sin embargo, acepta que de no haber RR habrá que salir a las calles a retomar la libertad a como dé lugar; tampoco contempla un “DIA D”, en el cual se pueda determinar QUE NO HABRÁ RR, ya que entre interpretaciones y apelaciones, el RR podría alargarse en el tiempo.

 

Los defensores de la “Posición No. 1” rechazan una prematura acción violenta alegando que sería embestir el “trapo rojo” que nos saca el régimen para que “caigamos en provocaciones”, dándole pie así a la implantación de un estado de excepción que elimine la posibilidad del RR y promueva la opción “oficialista” de darse un “autogolpe”.

 

Los defensores de la “Posición No. 1” aseguran que al ganar el RR, el Sr. Chávez tendrá que responder por una espiral de crímenes cometidos durante su mandato, incluyendo crímenes de lesa humanidad, los cuales no prescriben ni tienen frontera.

 

POSICIÓN No. 2 – Es sostenida por los llamados “radicales”, aquellos que están SEGUROS de que el régimen de Chávez está subordinado a Fidel Castro y su CASTRO-COMUNISMO INTERNACIONAL, en consecuencia no habrá RR por aquello de que los comunistas no cuentan ni votos ni muertos.  Los defensores de esta posición no creen que la “comunidad internacional” esté en capacidad (ni tiene la voluntad) de hacer algo que perjudique de fondo al régimen de Hugo Chávez y Fidel Castro en Venezuela (más allá de lo que ellos dos se “autoperjudican” y perjudican al país), en caso de que estos señores decidan – de una buena vez – darle el “palo a la mesa” y declarar en el país un estado totalitario al estilo de Cuba.  Esta posición resalta que si bien el mundo está globalizado, son otros tiempos y no existe la URSS, el régimen chavista ya ha comenzado a repartir las riquezas del país (petróleo y gas) en concesiones ilegales a empresas multinacionales de occidente, las cuales lo apoyarán como han apoyado las empresas europeas y canadienses a Castro desde que dejó de existir la Unión Soviética.

 

Los defensores de la “Posición No. 2” consideran que la única solución al problema de Venezuela es una INMEDIATA intervención cívico-militar en concordancia con los artículos 333 y 350 de la constitución bolivariana.  Entienden que insistir en la “ilusión óptica” (o espejismo) del Referendo Revocatorio solamente alargaría la agonía del país mientras se le regala un precioso tiempo al régimen CASTRO-COMUNISTA de Hugo Chávez y Fidel Castro para “cuadrar” a los socios occidentales mediante el otorgamiento de contratos ilegales de concesiones (sin la debida y requerida aprobación por parte de la Asamblea Nacional), continuar la colocación de los cuadros medios y bajos (tanto defensivos como ofensivos) del “Ejército Castro-Comunista de Ocupación” en territorio nacional, continuar la “depuración” del estamento militar (cuya fuerza en cuanto a efectivos regulares no excede de los 60 mil hombres en armas), enviar más petróleo a Cuba, empobrecer más al país para fomentar el exilio masivo de la ciudadanía productiva y pensante, eliminar más puestos de trabajo y – entre muchas otras consecuencias – crear un estado depresivo generalizado y colectivo provocado por la desesperanza ante la indefensión en la cual nos encontraremos cuando descaradamente - y alegando cualquier leguleyerismo - nos diga el CNE o la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (ambas instituciones mayoritariamente a favor del régimen chavista) que no habrá RR.

 

Consideran los defensores de esta segunda opción, que cuando el régimen así lo decida, podrá fomentar el requerido caos (empleando unos cuantos cientos o miles de miembros de los “Círculos”) para justificar un estado de excepción sin necesidad de un alzamiento general cívico-militar.  Además, la interpretación (favorable al régimen) del Art. 72 emanada de la Sala Constitucional, le daría al “oficialismo” un manto de legalidad que pudiera ser aceptado por la “comunidad internacional” para “hacerse la loca” ante el drama que vive Venezuela.

 

Justamente – alegan los defensores de esta opción -  por entender el Sr. Chávez que perdería AMPLIAMENTE el RR, éste no lo permitiría ya que al perder el poder perdería también la libertad y muy probablemente la vida, al dejar de tener la impresionante estructura de seguridad que le da el estado como presidente y los anillos íntimos conformados por esbirros especializados que le envía Castro desde Cuba. 

 

Una de estas dos posiciones está ABSOLUTA Y PELIGROSAMENTE ERRADA.  ¿Con cuál de ellas se anota usted?  ¿Tin, marín?

 

Caracas 15 de septiembre de 2003 – A los tres días del desconocimiento de las firmas de más de tres millones de venezolanos para solicitar el Referendo Revocatorio Presidencial.

 

ROBERT ALONSO