RADICALIZACIÓN

 

Supongo que ya todo el país está de acuerdo en que nos encontramos en el “PUNTO CERO”, es decir: justamente donde debimos haber estado hacer MUCHO TIEMPO.  Supongo también que ya todo el mundo se ha puesto sus alpargatas porque entendemos – TODOS – que llegó la hora del joropo… aunque queden rezagados unos que otros “tontos útiles” de siempre que se aferren al RR hasta el 2021 y más allá.  Pero bueno, como dice la vieja canción: “el tiempo de los bobos (O DE LOS QUE SE LAS DAN DE BOBOS) se acabó”.  Ya los pacifistas y los comedores de yucas tuvieron sus respectivos quince minutos de gloria y la oportunidad de poner la inmensa torta.  Aguas pasadas no mueven molinos”, estaría hoy diciendo mi abuelo Don Alonso, si estuviera vivo… claro.

 

Lamentablemente el país se radicalizará hacia la derecha de tal forma que a muchos (créanme, yo entre ellos, pues entiendo que no hay mejor aliado de los extremistas de izquierda que los extremistas de derecha) nos dará asco.   Así como hubo cualquier cantidad de “anormales” en la izquierda-democrática complaciente, los habrá en la derecha-recalcitrante intransigente que pudiera estar (por desgracia y si la dejamos) a punto de hacer su entrada (¿retorno?) triunfal en Venezuela, gracias a los “come-yucas” que nos dirigieron por el camino de las pompas de jabón e ilusiones ópticas que sembraron el camino hacia la recuperación de la patria con cualquier cantidad de desaciertos políticos tácticos y estratégicos.  Tanto ayer como hoy hará falta – más que un toque de locura – una gran dosis de coherencia lógica, si algo así fuese posible en la etapa de lucha que tenemos por delante.

 

Ahora más que nunca necesita la oposición del factor clave de la unión, pero esa unión debes estar – SELECTIVAMENTE -- apuntalada por una línea única, concisa y EXTREMADAMENTE CLARA.  Debemos definir – más allá de la más mínima duda – dónde radica nuestra fuerza como nación, como mayoría nacionalista y DEMOCRÁTICA que no quiere dejarse imponer un sistema “internacionalista” y “universalista” que ha fracasado con apoteósico estruendo a lo largo y ancho del mundo: EL COMUNISMO INTERNACIONAL.  La hora de tirar tiros al aire (“paros y-que generales-y-que-indefinidos”, referendos consultivos o revocatorios, marchas con escuelas de samba, cacerolas, pitos, pancartas y raca-racas; campeonatos de futbolito con “el soberano”, etc…) a ver si cae “manquesea” un solo pato, se acabó.  Eso no nos da ahora luz verde para tirarle “palos de ciego” al enemigo bajo la bandera de la radicalización más extrema y sin sentido, solamente porque el pueblo pida – dentro de muy poco -- sangre y muertos por toneladas industriales.

 

A mi modo de ver, la opción que como nación digna tenemos los miembros de la SOCIEDAD CIVIL, sigue siendo “LA GUARIMBA” (www.geocities.com/guarimba1234567890).  Debemos actuar dentro de lo pautado – CONSTITUCIONALMENTE – en los artículos 333 y 350 de nuestra constitución bolivariana.   En lo único en que coincido, plena y absolutamente, con el Sr. Chávez es en aquello que él repite hasta el cansancio: “dentro de la constitución, todo… fuera de la constitución: ¡nada!  La propia constitución (que él – por cierto – tanto viola) nos da el derecho y LA SAGRADA OBLIGACIÓN de rebelión y defensa.

 

Lamento decirles a mis compatriotas que JAMÁS HUBO UN CHANCE PARA LA PAZ.  Este es un régimen violento que intentó apoderarse de Venezuela violentamente por la vía del fracasado golpe del 4 de febrero del 92.  El fin justifica los medios… no pudo ser por la vía del golpe simple y llano y escogió la “asquerosa” y “poco revolucionaria” vía electoral.  El fin de este régimen es anexar Venezuela al “eje” de la Cuba CASTRO-COMUNISTA de Fidel Castro Ruz y al CASTRO-COMUNISMO INTERNACIONAL: la variable más macabra, perversa, demoníaca, criminal, sangrienta, traidora, asquerosa y subyugante del COMUNISMO. 

 

Lamentablemente lo único que hicimos – INVOCANDO “EL CHANCE A LA PAZ” – fue regalarle tiempo al régimen castrista que impera en Venezuela para que, además de fortalecer su posición bélica-ofensiva y llevarse descarada e impunemente nuestras riquezas petroleras, se prepararan para – entre muchísimas otras cosas -- adoctrinar a nuestros niños con libros de textos como ese de Ciencia Sociales, presentado hoy (17/09/2003) ante Macky Arenas (Globovisión) por el Profesor Leonardo Carvajal (uno, por cierto, que no supo interpretar al enemigo en su justa y exacta dimensión), editado – ASOMBROSAMENTE – por los curas salesianos, donde se evidencia la clara y CRIMINAL intención de lavarle el cerebro a nuestros niños con ensayos (incluido en el libro de texto de 6to grado) del archi-comunista Guillermo García Ponce, un hombre a quien se le debió haber parado el reloj por allá… por 1917.

 

Luego de muchas horas reunido con el BLOQUE DEMOCRÁTICO (www.bloquedemocratico.org), encuentro en esta ONG la institución que más garantía me brinda (a mí y a mis hijos) para no tener que sufrir un segundo exilio.  Estoy dispuesto a jugármela toda por este grupo de venezolanos que entiende la dimensión del problema en el cual estamos todos metidos y que, sin embargo, se aferra a la más sana cordura, dentro de la locura que nos espera a la vuelta de la esquina.  No será fácil, se los aseguro… pero tenemos que tener fe en nosotros mismos como sociedad (organizada o no) y en nuestros nuevos líderes, sobre todo, cuando estos han venido alertándonos desde el mismo día en que los otros comenzaron a mear – COMPLETA, INEXPLICABLE Y ABSURDAMENTE --fuera del perol. 

 

Caracas 17 de septiembre de 2003 – A los CINCO días del desconocimiento de las firmas de más de tres millones de venezolanos para solicitar el Referendo Revocatorio Presidencial.

 

ROBERT ALONSO