¡NI UN EXILIO MÁS!

 

                                          EL DESTERRADO

 

Triste vida la del desterrado

que deambula sin rumbo por caminos vagos,

sin saber con certeza cuantos son los años

que añorando a su tierra y escondiendo su llanto

vivirá en un exilio al que ha sido forzado,

vivirá en un exilio por él nunca planeado.

 

Pasan por su vida años muy nostálgicos,

muchísimos más que los esperados,

los tristes recuerdos los hacen más agrios,

oprimida el alma, sollozando a ratos,

arrastrando penas que producen llanto,

mientras que inmisericorde se sigue alargando

la triste estadía en país extraño.

 

A veces parece que se ha acostumbrado

a vivir conforme en un suelo raro

que lo ha recogido y al que ha respetado,

mas sin embargo en su fuero interno nunca lo ha aceptado,

no es ingratitud el sentir humano

de quien consigo lleva un corazón dañado

por la inmensa pérdida del país amado,

y cuya única cura es volver al seno

de esa patria bella que nunca ha olvidado

 

Cástulo Gregorisch

                             Julio 10, 2002

 

ROBERT ALONSO