LOS VIOLENTOS

 

Gracias a la improvisación, la ignorancia de “nuestros” líderes y/o a malsanos y ocultos intereses personales - y partidistas - el pueblo de Venezuela está a las puertas de un estado de violencia como jamás ha conocido el siglo XX y lo poco que va del XXI.

 

Los violentos están a un “tris” de hacer su triunfal aparición en el panorama nacional… y que Dios nos coja confesados a todos y cada uno de nosotros.   Aquellos políticos sensatos que hablaban con cordura y ponderación tendrán que esconderse so pena de ser arrastrados por el moñito por “vendidos al enemigo”.  La radicalización real y verdadera del venezolano está al alcance de los dedos.  No creo que llegue el mes de noviembre (de este año 2003), antes de que el verbo radical sea el único que se deje oír en el país.  Después, por allá lejos, vendrá – NECESARIAMENTE - la calma y la sensatez que le abra las puertas a la sana política, donde los enemigos, cansado de poner muertos y desgracias, se sientan – esta vez con seriedad – en la mesa de negociación y acuerdos para enmendar los entuertos del pasado.  Así será… anótenlo por ahí.

 

Mientras tanto, debemos prepararnos para la guerra y, en ella, no cometer los atroces errores y HORRORES que cometimos cuando le estábamos dando una oportunidad a la paz.  Por desgracia, es más fácil ponerse de acuerdo en la guerra que en la paz, porque las “reglas del juego” son similares: ¡no hay reglas!

 

Sin embargo, antes de lanzarnos INEVITABLEMENTE a la guerra, tenemos la opción “cívico-militar” y CONSTITUCIONAL de “LA GUARIMBA”.  Ya hemos visto cómo el régimen ha sacado a la “calle cibernética” a sus “gallos tapados”, algunos de los cuales y desde el exterior, se burlan de este plan en el cual tiene cabida de participación el grueso de la población civil, a un ínfimo costo de vida y sangre humana.  En lo que el CASTRO-COMUNISMO entienda que le toca el turno a la confrontación – y la “oposición” se dejó del “guaraleo” del RR -  comenzará una campaña de desinformación y descrédito, invocando la paz, la hermandad y la armonía… que no quede la más mínima duda.  Ese es el patrón comunista y, en especial, el de Castro.  Mientras tanto ellos se preparan para la más cruda guerra que jamás nos hemos imaginado en este país.

 

El tiempo de los violentos está comenzando.  Busquémonos a los que saben de violencia porque nos hará falta antes de que nos cante el gallo.

 

Caracas 16 de septiembre de 2003 – A los cuatro del desconocimiento de las firmas de más de tres millones de venezolanos para solicitar el Referendo Revocatorio Presidencial.

 

ROBERT ALONSO