”Hoy no fío…”

 

Enrique Mendoza – hay que reconocerlo – se está jugando el todo-por-el-todo con este cuento del referendo revocatorio y el nuevo parapeto que ahora mientan el “ReaFirmazo” (o FIRMAZO II).  Pareciera que no sabe en cuál palo ahorcarse, eso sí…  Todavía casi no había terminado de hablar el tal Carrasquero, cuando ya Mendoza estaba encaramado en una tarima – con Juan Fernández atrás – para decirnos que ya mismo imprimirán las nuevas planillas sin siquiera esperar a ver cuáles son las reglas o -- como pudiera perfectamente terminar siendo -- si se permitirá una segunda solicitud del referendo o no.  Según el oficialismo – y así lo dijo hoy, entre otros, William Lara – únicamente se puede hacer una sola solicitud para un referendo determinado.

 

El descaro del oficialismo no fue suficiente como para que “nuestros” líderes de la “Coordinadora Democrática” renunciaran en bloque a la dirección de este país frente a un monstruo tan impresionante como Fidel Castro Ruz y su CASTRO-COMUNISMO INTERNACIONAL.  Hoy quedaron todos como unos muchachitos que juegan baseball callejero con chapitas empeñados en enfrentar al mejor equipo de las grandes ligas.  El oficialismo hasta les tenía una manifestación “pepeteniana” (media chimba, hay que decirlo) full de banderas azules que representan – supuestamente – a un partido de cuatro gatos que no siendo ni de maletín, controla los hilos fundamentales del estado.  ¡Esos sí son bravos!

 

Yo quisiera verle la cara a Enrique Mendoza cuando le digan que no hay más chance para una segunda solicitud porque – “y que” -- está “clarito” el Artículo 72 de la constitución bolivariana… o que hay que espera a un año bisiesto para ese segundo “FIRMAZO” del cual él ya tenía listo hoy el cronograma.  Nos acabamos de dar cuenta lo acorralado que “nuestros” líderes tienen al Sr. Chávez y a su régimen CASTRO-COMUNISTA.

 

La expresión de Carlos Oscariz era un poema.  Dijo que no dijo, cuando dijo lo que dicen que él no dijo…”  Al menos el muchacho fue más plantado porque nos aseguró que hubo trampa y se irrespetó una sentencia que al respecto emitió ya la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia.  ¿Y qué creía Oscariz, que no nos iban a jugar quiquirigüiqui?  ¿Eso es lo que él creía? Tal vez el muchacho pudiera ser un buen seminarista, pero no creo que sería adecuado soltárselo a los malandros castro-comunistas que están fogueados en mil batallas y, para rematar, controlan -- en Venezuela -- el régimen de Hugo Rafael Chávez Frías.

 

El premio de consolación que Enrique Mendoza nos ofrece es que ahora vamos a conseguir no tres millones, sino cuatro millones de firmas.  En otras palabras: el pendejo -- ¿será? -- terminará siendo Chávez porque – cual Chacumbele moderno -- nos dará la oportunidad de llevar al CNE más firmas que antes.  El propio “pepetistaJosé Albornoz – qué raro -- dijo (antes de conocerse oficialmente la decisión del CNE) que la oposición saldría beneficiada, porque podría así recoger más firmas y esta vez – según Mendoza – marcharemos todos con ellas al CNE y no a la Av. Libertador como sucedió, sin ellas, el 20 de agosto.  Yo tenía entendido que nos habían llevados a la Av. Libertador porque éramos tantos que no cabíamos debajo de las torres del Centro Simón Bolívar.  Ahora, según Mendoza, seremos más, pero cabremos mejor. 

 

Supongo que saldrá por ahí cualquier cantidad de gente diciendo que Robert Alonso está contento con la decisión.  No necesariamente.  Esperaba cualquier cosa similar y así lo he venido diciendo -- hasta el fastidio -- casi a diario.  Ahora, hasta el oficialismo dice estar contento porque la oposición podrá recoger más firmas… ¡parecen locos!  Lo bueno que tiene esto, es lo malo que se está poniendo”, diría mi abuelo que en paz descanse.  Mientras más rápido salgamos de la ilusión óptica del RR, más pronto definiremos – para bien o para mal – el futuro en Venezuela de las próximas generaciones y, junto al futuro del país, el mío y el de mi familia.

 

Quien estuvo más claro hoy fue el ex contralor Eduardo Roche Lander; para él las firmas son (o eran) válidas y punto.  Cualquier otra cosa, dijo, son cuentos chinos.  Tarek William Saab – por otro lado – les recordó a los miembros de la oposición que el CNE fue saludado “de manera extrema” (sic) por ellos mismos… y es verdad.  No hubo un solo “opositor” que se preguntara si el Dr. Carrasquero era un “gallo tapao” o, como diría mi gran amigo Adolfo Arenas Amigó: “un león afeitado”.  ¿Y es que alguien pensó que podría ser diferente?

 

Ahora – después de insultar nuestra inteligencia con el cuento de que podremos recoger más firmas en un segundo “firmazo” -- viene lo que sería el tanganazo final para echarle tierrita – por parte del régimen -- a este asunto.  Cilia Flores, una mujer que luce ser inteligentísima, escuchó (según declaró a la prensa) que sería inadmisible una segunda solicitud en virtud del artículo 72 de la constitución bolivariana.  Dijo Cilia que el MVR pedirá una copia certificada de la decisión del CNE (como si ya “eso” no estuviera requetecocinado) y se dirigirá con ella a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia para que allá interpreten la guarandinga, a pesar de que ya esa sala se pronunció al respecto el año pasado.  No debemos olvidarnos, sin embargo, que fue allí – en la Sala Constitucional – donde se conformó el CNE con tres chavistas y dos “contras”.   Dios nos coja confesados a todos por igual, en especial cuando el propio Francisco Carrasquero -- aquel que pudiera resultar ser un caimán disfrazado de guabina --, Presidente (temporal) del CNE, nos dijo que él también -- si hubiere discrepancia en el seno del poder electoral (y juéguense todos vuestras vidas que la habrá) --, elevaría la controversia a la misma sala que mencionó la Flores, padre (¿o madre?) del engendro que hoy nos tiene a bailando en un solo pie y brincando como saltapericos.

 

Quienes posiblemente vayan a salir con las tablas en sus respectivas cabezas serían los técnicos de Súmate.  Si fuese el caso, serían los “chinitos del referéndum”… aunque ya están listos y dispuestos para recogernos las segundas firmas.  De ir a parar a la cárcel, seguramente saldrá por ahí un “coordinador” diciendo que todo el país está con ellos, como está con el General Alfonzo Martínez.  Estas cosas me recuerdan mucho la manera en que Castro destruía a sus potenciales enemigos… uno de ellos -- “su” presidente -- Manuel Urrutia, se tuvo que disfrazar (siendo presidente) de lechero y salir corriendo para la embajada de Venezuela donde le dieron asilo político, luego de que Fidel le saliera con un “número ocho” por la televisión, acusándolo de contrarrevolucionario y otras hierbas no menos peligrosas.

 

Yo sigo aferrado a mis “alertas” originales, ya viejos.  AQUÍ NO HABRÁ REFERENDO REVOCATORIO ALGUNO. La única opción que yo veo es la que he venido promoviendo hasta el cansancio: “LA GUARIMBA”… una acción cívico-militar enmarcada en el artículo 350 de la constitución bolivariana.  Otra cosa sería fomentar el trillado cuento de “hoy no fío… mañana sí”.

 

Caracas 12 de septiembre de 2003

 

ROBERT ALONSO