GAS MOSTAZA

 

Por allá por 1860, un buen hombre llamado Frederick Guthier logró sintetizar etileno con S2 Cl2 dándole vida a lo que pasó a la historia con el nombre de “gas mostaza”.  En la noche del 12 para el 13 de julio de 1917, fue empleado por primera vez como arma bélica en el frente de batalla cerca de Ypres, en Flandes, (Bélgica) y de ahí en adelante ha sido muy popular en conflictos como en el de Etiopía del año 35, la II Guerra Mundial, la guerra Irán-Irak entre 1984 y 1988, entre otros.

 

Cuando es puro, el “gas mostaza” no es gas sino un líquido incoloro e inodoro. Sin embargo, debido a impurezas, normalmente posee un color que va desde el amarillo hasta el ámbar oscuro, con un suave olor que ha sido descrito como de mostaza, ajo, rábano o heno recién cortado. Es un fuerte agente irritante.

La exposición al gas mostaza provoca enrojecimiento de la piel con aparición de ampollas e inflamación, especialmente en áreas donde las glándulas sudoríparas se encuentran en mayor número. Si es inalado, también puede causar quemaduras y ampollas en los tejidos pulmonares, causando una serie de síntomas a corto y largo plazo, que provocan invalidez crónica y en el peor de los casos, la muerte. A altas concentraciones o exposición prolongada, ataca las córneas de la víctima, dejándola prácticamente ciega. Actualmente, ha sido también calificado como agente cancerígeno.

Los síntomas suelen aparecer al cabo de 4-24 horas después de la exposición. Los efectos a largo plazo incluyen hipersensibilidad, fatiga pulmonar y tos crónica, dolor de pecho, cáncer de boca, garganta, tracto respiratorio y piel. También ha sido relacionado como causante de leucemia y defectos en fetos.

Saddam Husseín -- el “amigo del alma” del Sr. Chávez -- empleó el letal gas en contra de su propia gente, para arrasar con parte de la población kurda iraquí. Se desconoce el número exacto de kurdos muertos mediante los ataques de Husseín, pero hay quienes aseguran que fueron varios miles lo hombres, mujeres, niños y ancianos – TODOS CIVILES – quienes sufrieron una horrenda muerte debido a los ataques que este monstruo oriental llevó a cabo contra parte de su pueblo.

 

Nadie levantó su voz para protestar en contra de esas muertes.  No hubo cantantes alguno que le compusiera una canción de protesta ni se desnudó un solo hippie en Europa ni en ninguna parte del mundo.  Jamás se llevó a cabo manifestación callejera ni en las ventanas de los Mc Donald’s se pintaron graffities.

 

Digo esto para que vayamos tomando nota. 

 

El Hatillo 30 de marzo de 2003

 

ROBERT ALONSO