Cómo trampear el REA-FIRMAZO

en 10 sencillos pasos.

 

Trampear el REA-FIRMAZO debería de ser más sencillo que pelar mandarinas con las uñas largas.  Para no perder el buen humor, a la “operación” de tracalear el conteo de las firmas le deberíamos de llamar “EL TRAMPAZO”, porque será la trampa más importante que se le hará a este tan tracaleado país en toda su historia.  El 28 (no tengo la menor duda) comenzará el “REAFIRMAZO”, a los días vendrá “EL TRAMPAZO” y si no invocamos inmediatamente “EL GUARIMBAZO”, vendrá sin dudas “EL CARAJAZO”. 

 

Nunca jamás podrían volver unos pocos a ponerse en tanto, mediante un acto tan sencillo, ingenuo, incruento y barato como éste de trampear los resultados de la recolección de firmas para invocar al garabato ese que mientan REFERENDO REVOCATORIO, que no será revocatorio, ni será un... carrizo.

 

LOS 10 SENCILLO PASOS SON:

 

1.    Negar la validez de las firmas recogidas en el FIRMAZO para (ahora que controlamos el CNE con mayoría, poder volverlas a recoger) lo que nos permitirá hacer la trampa... (este paso ya se cumplió)

 

2.    Mostrarle al país el contingente de “reservistas” (borrachitos, vagos y maleantes, desempleados y sin oficio) para meterles miedo al país y a los militares regulares... (este paso ya se cumplió)

 

3.    Insultar a la llamada “comunidad internacional” para que no metan sus narices en donde nadie los ha llamado... (este paso ya se cumplió)

 

4.    Ir preparando la psiquis del país poniendo al señor presidente a decir que él acataría los resultados, cualquiera que estos sean (aquí debemos pintarle una inmensa “paloma” al señor presidente)... (este paso ya se cumplió)

 

5.    Decir que por motivos de seguridad las planillas de recolección de firmas deben ser hechas en papel de seguridad, para sí poder distribuir un buen porcentaje de planillas chimbas (falsas) que luego serán mostradas al país en señal del supuesto chanchullo que hizo la “oposición”... (este paso está en proceso)

 

6.    Poner a los “infiltrados” a recomendarle al país – COMO SIEMPRE - que no caiga en provocaciones ni embista el trapo rojo... (este paso siempre se ha cumplido)

 

7.    Correr la voz que ni los militares ni los empleados públicos deben votar, so pena de perder sus respectivas chambas, así a la hora de “ganar” el REA-FIRMAZO, la “oposición” dirá que perdió porque el “ejecutivo” presionó a la gente y se comerá mejor el cuento... (este paso ya se cumplió y se está cumpliendo)

 

8.    Recordar el principal y más sagrado lema electoral de los adecos y copeyanos: “Acta mata votos”...

 

9.    Volver a “cuadrar” por cualquier vía la anuencia de los dos representantes de la “oligarquía” en la directiva del C.N.E. para que el aval de los resultados sea UNÁNIME, como ya se hizo con el inconstitucional REGLAMENTO...

 

10. Decirle al país que no se logró la cantidad suficiente de firmas requeridas para invocar el Referendo Revocatorio Presidencial y perros a hacer sus necesidades...

 

Definitivamente, el CASTRO-COMUNISMO jamás pensó que se podía poner en un país (y sobre todo en uno como Venezuela, lleno de cosas lindas tales como petróleo, oro, gas, URANIO, etc) de manera tan papaya.  Para apoderarse de Angola, Castro tuvo que enviar entre 180 y 300 mil soldados y perder cien mil muchachos en una guerra civil cargada de canibalismo que duró varios años.  En la Venezuela de los años 60 y 70 dejó sembrado unos cuantos muertos.  En Grenada salió con las tablas en la cabeza... lo mismo que en Chile y Nicaragua.  En El Salvador se quedó con las ganas y asesorando a los guerrilleros colombianos no le ha ido tan bien como esperaba.  Pero ahora, gracias a los amigos de la “CORDINADORA DEMOCRATICA” y a aquellos que nos advierten que no embistamos el trapo rojo ni caigamos en provocaciones, quedarse – AL FIN – con la patria de Bolívar será como un paseo por los Campos Elíseos… o mejor aún: como quitarle un ñereñeme a un loco en un desfile.

 

“¿Pero si yo hice lo que me dijeron y promoví hasta el cansancio el Referendo Revocatorio?”, dirán muchos “valientes” comunicadores sociales que creyeron que todo aquella cosa que se para tiene necesariamente que caminar. Ya verán lo mucho que “comunicarán” en suelo extranjero, cuando tengan que salir “juyendo” como corcho de limonada, a menos... claro, que prefieran quedarse en el país para decir frente a un micrófono: (ding, dong, dang...) “¡Aquí Venezuela, segundo territorio libre de América...!”  Desde la tumba (porque a mí tendrán que matarme) me estaré riendo de todos esos infelices.

 

Será fácil.  No le quepe a nadie la más mínima duda.  Trampear el conteo de las firmas del “REA-FIRMAZO” será más fácil que quitarle una chambelona a un niño de Pre-maternal.  El pueblo no está preparado para reaccionar, gracias a los “coordinadores democráticos” y los “comunicadores” que nos hemos gastado.  Con la esperanza de que todo saldrá bien nadie se querrá tirar a la calle a acompañarme en mis “alertas”… 

 

Venezuela no es Cuba... no estamos en los años sesenta; la “Guerra Fría” se acabó y la “comunidad internacional” no se lo va a calar, pero mal no nos haría estar preparados para “LA GUARIMBA” por si acaso nos falla la historia.

 

Patria o muerte... ¿nos vencieron?

 

Caracas 27 de octubre de 2003

 

ROBERT ALONSO